Etiquetado: Hospitales

¿A donde va lo que ahorra Atencion Primaria recetando genéricos?

 

domiciliación del hospital

Pronto se publicara el boom de gestión sanitaria del año: EL libro blanco de la domiciliación del hospital. Edit. Tontunez, Madrid:2011

Con abundante evidencia científica las nueva formas de gestión de hospital se abren paso y entre ellas la domiciliación. Basta ya de hospitales grises y habitaciones anonimas, basta de pasillos poco poblados surcados por tios/as en pijamita  con gorros ridículos, basta de bip bip y olor a cloroformo 2.0, basta de intervenciones sin sentido. El ultimo meta- análisis del New Especialistes Gorronez ha demostrado que los hospitales son nefastos para la salud, y que los gestores harían bien transformado estos en calles y domicilios.

Bastara con encalar las paredes, poner rótulos con nombres en las esquinas de cada pasillo, números en las habitaciones, traer flores, contratar algún que otro paseante, músicos y algún perrito que haga sus necesidades periódicamente, para lograr en su hopital un autentico y SANO ambiente callejero. Por supuesto estos nuevos hospitales domiciliados estarán atendidos por médicos home-internist (un nueva subespecialidad) junto a médicos de familia mercenarios.  Ambos irán pertrechados de recetas , bolis, pan y abundantes formularios que junto a técnicas quesoloellossabenhacer servirán para satisfacer todo tipo de demandas biopsicosociales que son las que realmente amenazan la salud

Con estas y otras medidas, que iremos desgranado se logra la domiciliación del hospital: eficacia probada.

Dedicada al Dr Bonis y al internista feroz

veintiún gramos y doscientos metros

Dicen que el alma pesa 21 gramos

¿conoces la distancia entre la realidad y la ficción?

200 metros

A. Centro de salud Alameda. Un dia cualquiera. Sala 3

B. Ministerio de sanidad y no se cuantas cosas más. 10 de diciembre. Campaña ‘Con responsabilidad, ganamos en salud’.

buenos hospitales, mala medicina

Con la excusa de la intervención quirúrgica de el Rey en el hospital  Clínico de Barcelona, comenta y afirma Arcadi Espada en su columna de El Mundo de ayer 12 de mayo lo buenos que son los hospitales catalanes. Para apoyar su percepción, con la que estoy de acuerdo por otra parte, de la  “superioridad catalana en términos de calidad hospitalaria” se recuesta en lo brazos de la bibliometría y su aplicación a la biomedicina.

A poco que se investigue sobre esta aplicación práctica de las ciencias de la información que se conoce como bibliometría , se reconoce su escasa capacidad de medir la calidad y de lo marrullero y susceptible de manipulación de sus indicadores *. Por mucho que lo digan los expertos a los que se arrima Espada,  ni los “números” son objetivos por si mismos, ni la bibliometría puede categorizar los hospitales en buenos y malos, ítem mas cuando lo que mide es productividad investigadora y de lo que se trata según  parece, es de eficacia asistencial.

En cualquier caso tampoco tiene mucha importancia, no hace falta siguiera soporte tan endeble para reconocer las superioridad de los hospitales de Cataluña sobre los del resto de España . Es una realidad no sé si objetiva, pero sin comprobable y sin duda tiene pocas vueltas.

Sin embargo en estos buenos hospitales no tiene porque hacer una buena medicina y en este caso el ejemplo del monarca es perfecto, con todas las reservas que implica el desconocimiento del caso completo. Lo explica muy bien Julio Bonis en su blog y explicarlo de nuevo seria redundancia, pero el caso de Su Majestad es un paradigma de medicina más que regular. Práctica médica cuya  mala calidad pasa inadvertida y es vendida y percibida como buena y salvadora. Esto es así “de siempre” y la causa es una incapaciadad de razonar en clave numérica y epidemiológica de muchos ciudadanos, incluidos muchos médicos y sobre todo de las clases altas y teóricamente cultas de nuestro país.

Las razones que explican que nuestro soberano acuda a los hospitales catalanes, siempre lo ha hecho, no tiene que ver con la superioridad científica catalana, tiene que ver como apunta Arcadi con los sistemas de gestión privados que predominan en los hospitales catalanes. Y no por que los privados sean mejores per se, sino porque sus usuarios, las clases altas del país sin distinción de ideologías, de que sean reyes o periodistas, desprecian el sistema de sanidad pública, al que solo acuden cuando no queda otro remedio y/o tienen que salir en la tele.

*Bravo R, Ferreiro Aláez L. Factor de impacto y revistas biomédicas españolas. Med Clín (Barc). 1992; 98: 76-77

conciliación

Gracias a manyez y twitter me encuentro con este nuevo y más que prometedor blog  de un farmacéutico de hospital ImagineFarma. Casualidades de la vida trata en su último post de la conciliación de la medicación, tema que surgió espontáneamente en una grata reunión que tuve ayer y en el que me introdujo sin querer hace tiempo (sin querer yo, me refiero) el amigo Enrique Gavilán, y tema presente también hace unos días gracias al grupo de trabajo de la SEMFyC sobre seguridad del paciente. Este grupo, que ha tratado con anterioridad el asunto de la conciliación, nos envío la monografía de la sociedad catalana de farmacia clínica titulada Guia per a la implantació de programes de conciliació de la medicació en els centres sanitaris disponible en PDF

La conciliación de la medicación o del tratamiento (reconciliation of medication) se define como el proceso formal de valorar el listado completo y exacto de la medicación previa del paciente conjuntamente con la prescripción farmacoterapéutica después de la transición asistencial (después de un cambio de adscripción, al ingreso, o al alta hospitalaria).

Como se refiere en ImagineFarma la conciliación tiene como objetivo disminuir los errores de medicación que ocurren en la transición de los pacientes entre niveles asistenciales y que se deben al desconocimiento, total o parcial, del tratamiento actual de los pacientes, con lo que se omiten medicamentos ambulatorios necesarios, se producen duplicidades, se prescriben dosis y formas incorrectas, etc.
De indudable valor, creo que con su desarrollo actual es un poco exagerado presentarla como una herramienta valida y fundamentasl para disminuir los errores de medicación.

Utilizando el buscador de Salud en red vemos que este asunto ya ha sido tratado por el mismo manyez, los chicos de hemos leído, el blog de los farmacéuticos rurales y  lógicamente en salud y otras cosas de comer, el blog donde participa Enrique y que como decía al principio fue en el que me introdujo en este tema. El resultado -o, parte- se puede ver en las diapositivas que siguen, junto a un reciente artículo ingles sobre su aplicación en atención primaria.