Categoría: MEDLINE

El despropósito de la manera española de hacer guías

La Medicina basada en la evidencia (MBE) ha tenido desde su nacimiento ardientes defensores y detractores que han fomentado un debate y la necesidad de aclarar sus fines, lo que en general ha sido muy provechoso. A pesar de sus problemas, es inegable la utilidad y potencia de esta herramienta para una adecuada prática clínica. A veces la MBE se ha acompañado de amistades peligrosas más prestas al abrazo del oso, que a una leal colaboración para una meta común. Los postulados y objetivos coincidían, al menos en apariencia, con los de muchas organizaciones privadas e instituciones públicas. Fomentando la MBE estas organizaciones lograban una práctica médica de más calidad y más científica, cumpliendo su objetivo final de dar una mejor asistencia sanitaria y más salud para la población a la que se dedicaban.

Sin embargo, como buen achuchón úrsidiano, pronto se vio que esta aparente demostración de cariño en el fondo encerraba, en algunos casos, una trampa. En el caso de la Big Pharma, se observo que en ocasiones solo creía en la MBE, si esta se basaba en la evidencia que ella creaba, fabricaba o manipulaba (según el caso) de acuerdo a sus intereses.

En el caso de las instituciones públicas, se está tardando algo más, pero en ocasiones se llega al mismo problema. Como se comentó, hace unos años en el BMJ a propósito de una supuesta perversión el NICE “Los sistemas centralizados y burocráticos, con toda su tradicional panoplia de comités de expertos y la implementación descendente de las directrices, han reclamado una legitimidad adicional invocando el mantra de la MBE”.

GPC3El caso es que este mantra MBE es en ocasiones chapucero y triste. Como ejemplo solo hay que fijarse en algunas guías de práctica clínica (GPC) auspiciadas por el Ministerio de Sanidad

Las GPC, aunque no han sido un descubrimiento de la MBE, son coetáneas y comparten principios y fundamentos. Su utilidad esta clara, pero tambien han sido la predilectas de organizaciones que disfrazan con el manto de la ciencia, su inefable autoritarismo. En otras ocasiones es una barata forma de adornar la ineficiencia operativa o falta de liderazgo de las instituciones, que haciendo o promocionado, una serie de guías, completaban aparentemente el trabajo.

Pero es que ademas se hacen mal. Hace poco comentabamos el caso de unas guías terapéuticas con defectos metodológicos en su realización, ahora vemos con estupor que guías oficiales del ministerio de sanidad publicadas este año, adolecen de defectos importantes. El ministerio es reincidente, pero así y todo no es de recibo publicar en 2017 GPC, en las que la búsqueda bibliográfica termina en 2013.

Recordamos que la revisión bibliográfica proporciona la materia prima para que las GPG puedan seleccionar los artículos más relevantes y pertinentes y proceder al análisis de la evidencia que sostendrá las recomendaciones finales. No se debe olvidar que los errores, omisiones y sesgos producidos en esta fase, pueden llegar a provocar estimaciones inadecuadas sobre los efectos de las intervenciones sanitarias.

En otra guías lanzadas recientemente se producen hechos similares, aunque eso si las búsquedas se actualizan a en 2014, algo es algo.

 

GPC6

 

 

GPC12

Filtrando las búquedas

general practi*[tiab] OR primary health*[tiab]

Esta combinación de términos es según Peter J Gill y colaboradores (Gill PJ, Roberts NW,  Wang KY, and HeneghanC. Development of a search filter for identifying studies completed in primary care. Family Practice 2014; 31 (6): 739-745) la ideal para encontrar artículos en PubMed relevantes para la atención primaria, entendiendo por relevantes a cualquier artículo de investigación que indique explícitamente que se realizó en  este ámbito.

filtro1Los filtros de búsqueda son términos o combinaciones de términos que nos ayudan a  encontrar de manera más eficiente artículos relevantes cuando buscamos en grandes bases de datos bibliográficas. Los filtros pueden ser de muchos tipos y van desde los básicos que acotan la búsqueda por la características – generalmente limitadas- de un determinado campo (idioma, año publicación, tipo de artículo, ec.), hasta los filtros metodológicos autenticas estrategias de búsqueda que sirven para localizar artículos de investigación que cumplan un determinados supuestos metodológicos en su realización.

De ambos hay ejemplos en la base de datos médica MEDLINE en su interfaz más utilizada PubMed (ver figuras).filtro2

El objetivo  de los filtros principal es reducir al mínimo la obtención de información no relevante en una búsqueda (precisión) y lograr que la mayor parte de los artículos presentes sean catalogados  como relevantes, o no, de forma correcta (exactitud) para lo cual se exige, a la manera de los test diagnósticos, que los niveles de especificidad o sensibilidad de la búsqueda sean los máximos posibles.

Para localizar artículos relevantes en atención primaria, según los autores, las mejores búsquedas (con la mayor sensibilidad y especifidad) y según el destinatario, son:

filtro3

el más rápido en la ciudad de la información medica

Speed, accuracy, and confidence in Google, Ovid, PubMed, and UpToDate: results of a randomised trial.

Velocidad, precisión y confianza en Google, Ovid, PubMed o UptoDate: un ensayo aleatorizado.

Este es el titulo de un artículo publicado en la revista Postgraduate Medical Journal donde se evalúan cuatro herramientas de búsqueda de información utilizadas para responder preguntas clínicas y se evalúan en términos de precisión, velocidad y grado de confianza de los usuarios.

De diciembre 2008 a junio 2009, estudiantes de medicina, médicos residentes y médicos de la University of Virginia Health System, contestaron a un conjunto de cuatro preguntas clínicas relacionadas con la anestesia y/o cuidados intensivos con un plazo de 5 min, y utilizando Google, Ovid, PubMed,UptoDate (sólo una herramienta de búsqueda por pregunta). Al final de cada búsqueda, los participantes estimaron sus resultados en una escala de cuatro puntos de confianza. Una a tres semanas después de responder a las primeras cuatro preguntas, los usuarios se asignaron al azar a una de las cuatro herramientas de búsqueda, y se les pidió responder ocho preguntas, cuatro de las cuales se repitieron. La variable de resultado primaria fue definida como una respuesta correcta con el mayor nivel de confianza.

De los resultados se deduce que los usuarios de Google y Uptodate eran más propensos que los usuarios de PubMed a responder a las preguntas correctamente. Los sujetos tenían más confianza en UpToDate, mientras que Google era la herramienta de búsqueda más popular. Las búsquedas en Google y UptoDate fueron más rápidas que las búsquedas en PubMed o con Ovid.

Los autores concluyen que las herramientas de búsqueda no basadas en Medline no son inferiores a las que si se basan en esa base de datos cuando se trata de contestar con evidencias preguntas clínicas relacionadas con anestesia y los cuidados intensivos.

Mi conclusión es que por fin tenemos la coartada para poder utilizar Google sin complejos de documentalistas revenias.  Serendipia para unos, la nueva forma de buscar información médica para otros, el uso de herramientas de búsqueda como Google une a su potencia, la rapidez y facilidad de uso lo que revierte en un ahorro importante de esfuerzos en las búsquedas de información. Se pueden encontrar herramientas de búsqueda y base de datos mejor construidas, más estructuradas, incluso más científicas, pero ¿son tan útiles como Google?

la vida no sigue igual.. al menos en el campo de la información médica

Será mejor que comiencen a nadar o se hundirán como piedras

Porque los tiempos están cambiando

En informática e Internet todo cambia y en general para bien (excepto el OMI-AP que ni cambia, ni es para bien). A punto de cambiar aunque no acaba de rematar  Tripdatabase y nos deja con la novedad en el aire. Como nos habia avisado nuestra intrépida bibliotecaria de cabecera, cambia la interfaz de la Cochrane Library Plus con mucho mejor aspecto y de uso más intuitivo y funcional. También desde  otro blog de biblioteca médica nos alertan del cambio y rediseño de la interfaz de PubMed que conlleva una apariencia más light y moderna y agrupa características para facilitar las cosas a usuarios que en los últimos tiempos andábamos algo confundidos con tantos añadidos.

Desaparecen las pestañas, pero se mantienen los filtros con la posibilidad de gestionarlos de forma particular previo registro, incluso la posibilidad de crearse uno nuevo, con lo cual podemos para aprovechar las sugerencias del artículo que esta semana se publica en el BMJ donde se valida un filtro de especialidad (en ese caso Nefrología) para localizar artículos relacionados con esta disciplina.  Con la metodología que ofrece este artículo y la propiedad de crear nuevos filtros se pueden hacer tantos como la necesidad y la imaginación permita.

Gracias a las ganas de cambio de muchos desarrolladores y las facilidades que da la NLM para utilizar MEDLINE, se pueden encontrar la más diversas aplicaciones con variopintas funcionalidades como Liger Cat que tras una búsqueda por tema o por revista permite disponer de gráficos  como este:

CarcinomaLos términos que aparecen están organizados en una “nube de etiquetas,” una forma visual de representar a la ocurrencia de descriptores MeSH. Las palbras calve más frecuentes aparecen más grandes que las menos frecuentes. En la página de Liger Cat y tras la aparición de esta nube si se hace clic en cualquiera de los descriptores MeSH  se realiza una consulta a PubMed obteniendo artículos resultado de esta nueva consulta.

nunca digas nunca jamás

A pesar de haber declarado ese blog libre de peste porcina (lo volveremos a hacer) no queda más remedio que contar algo aunque sea en formato de píldoras gráficas con leyenda explicativa.

gripeporcinamedlinegripeprocina2Búsqueda en GoPubMed con el término “Influenza A Virus, H1N1 Subtype”[mesh] resultado: 1573 artículos. Representación gráfica por año de publicación.

Buen vídeo con la teoría conspirativa imperio-capitalista

La ministra ( y por extensión los políticos) y la Gripe Porcina. tomado de boni`s blog

griperesultados
Resultados de una encuesta en este blog: Tamiflu se puso a la venta en el 2002 y Relenza en 1999. Desde entonces hasta la llegada de la famosa gripe ¿Cuántas veces lo has prescrito?

buscando a susan desesperadamente

Si Twitter llega a convertirse en una fuente de información (la información instantánea), la necesidad inmediata será encontrar esa información. Se puede recurrir al buscador de twitter integrado o no en la barra de Firefox, pero una idea mejor es combinar los mejor de los dos mundos es decir buscar de forma simultanea en Internet con Google y

twit

en los diferentes twitts de los usuarios de Twitter. Ahora se puede hacer gracias a la extensión para Firefox, llamada greasemonkey y este script. Una vez instalado se puede hacer la búsqueda en Google con los resultados de la figura

Otra aplicación interesante es Pubget, que como su creador dice es lo mismo que  la famosa base de datos PubMed pero en el que se consiguen los PDFs directamente. Es decir uno hace la búsqueda y puede acceder con un clic de ratón a los artículos en formato PDF, siempre calro que estes subscrito o tu institución llohaga por ti. La idea en si aunque practica no es novedosa, ya hace años que Santiago Mola diseño PubGle que parte del mismo concepto y es que Santiago es un visionario que cuando apenas se iniciaba la web 2.0 ya nos hablaba de lo importante de la sindicación de contenidos.

¿creen que somos tontos?

Para tapar sus carencias denunciadas desde este y otros blogs la comunidad de Madrid y la agencia Lain Entralgo lanzan urbi et orbe esta noticia:

Un nuevo software informático permitirá a los investigadores madrileños acceder a todos los artículos biomédicos

que es radicalmente mentira, porque el software a que se refieren no es más que un programa de mineria de datos de minería de textos que no permite acceder directamente a la información original y que es de escasa utilidad para los profesionales sanitarios, salvo para un reducido grupo de investigadores. Programas como este se encuentran en Internet de forma gratuita y desde enero lo pueden utilizar sin pagar los usuarios de Diario Medico. No es necesario tanta algarada, ni tanta nota de prensa a no ser que la intención sea tapar su incapacidad para proporcionarnos lo más simple: acceso a los artículos médicos que es para lo que sirve una biblioteca virtual.

La agencia laín entralgo NO pone a disposición de los profesionales sanitarios la biblioteca virtual, con lo que NO facilita la difusión de conocimientos científicos, NI atiende las necesidades de información bibliográfica de todos los profesionales sanitarios.

Bibliometría sin esfuerzo (II)

En un post de hace mucho tiempo explicabamos brevemente lo que era la bibliometría como introducción a la descripción de un aplicación llamada Anne O’Tate que permitía en pocos minutos, y sin esfuerzo se averiguar cosas como los autores más productivos en un determinado tema o revista, las revistas que publican más artículos sobre un tema determinado, las palabras claves más frecuentes en los artículos que publica una revista , etc.

A esta aplicación se une ahora GoPubMed otra aplicación basada en Pubmed y con la ontologia– en el sentido informático del termino- como motor y objetivo para mejorar las búsquedas. Una de sus herramientas permite obtener los datos que nos daba Anne O’Tate junto a muchas más cosas interesantes y todo ello de forma más rápida, gráfica y con una interfaz más limpia y profesional.

Eso si es un poco más difícil de aprender y se necesita cierto tiempo para sacarle todo el provecho, si bien una estupenda ayuda nos favorece que el proceso de aprendizaje sea más corto y transitable

Una ultima recomendación si se quiere aprender algo mas de bibliometría hay que visitar sin duda, el magnifico blog de Alvaro Roldan que como no podía ser de otra forma se llama Bibliometría.