Hospitalización a domicilio : ¿a setas o a rólex?

Por Julio Bonis en su perfil de Linkedin

El otro día comentaba cómo unas aparentemente inocentes declaraciones del presidente del colegio de médicos escondían la verdadera razón de la «crisis del modelo» de atención primaria: la creencia de que AP está para que la patología menor no llegue al hospital.

Hoy traigo otro ejemplo de la «esquizofrenia» en la que vive el sistema sanitario respecto al «modelo»: las unidades de hospitalización a domicilio.

Una de las tareas con más impacto que uno puede hacer en atención primaria es atender a pacientes frágiles en su domicilio. Es sin embargo algo que consume tiempo y que, al menos en Madrid donde yo trabajé, lo hacía a menudo echando horas extras (porque la demanda espontánea ocupa toda la agenda) y, aunque parezca increíble, con mis propios medios (mi propio maletín y trasportándome a pie).

Pues bien, leemos aquí cómo en los últimos tiempos han proliferado en nuestro sistema unidades hospitalarias que cubren básicamente esa misma necesidad: la atención en el domicilio de pacientes frágiles.

Desde un punto de vista funcional no existen diferencias, pues un equipo de AP debería ser capaz de ofrecer esa atención.

¿Cuáles son entonces las diferencias?

Básicamente que las unidades de hospitalización a domicilio funcionan con una cultura «hospitalocentrista» lo que se traduce entre otras cosas en que:

– para acceder a sus servicios es necesario que un médico (del hospital) haga una interconsulta, en primaria el paciente lo solicita directamente (accesibilidad)
– una vez recibida la solicitud la unidad evalua y decide si acepta a ese paciente… solo si está «estable» y existe un cuidador principal. Desde el hospital es posible decir «esto no es mío». En AP no.


– la unidad del hospital puede, porque puede rechazar derivaciones, crearse una lista de espera. Se establece de manera natural un límite: no podemos atender más de X pacientes. En AP es anatema poner un límite: se atiende toda la demanda, lo mismo sean 20 que 70.

– a la unidad del hospital se la dota materialmente, tienen maletines que pone el hospital, ecógrafos… parece que hasta tienen coche. En AP está interiorizado que los profesionales se tienen que buscar la vida

– cuando desde el hospital se crea la unidad se la dota presupuestariamente y se crean contratos estables (en muchos casos comisiones de servicio muy cotizadas, pues son enfermeras que pasan de trabajar a turnos a tener horario fijo de mañana). Se dimensiona el equipo para cubrir incidencias, porque es un trabajo «especializado» que no puede hacer cualquiera. En AP las vacaciones, o bajas se cubren con «suplentes»… contratos de días de duración a veces a gente que no ha hecho ni la especialidad porque «total, para tratar cosas menores cualquiera vale».

Si se quiere un sistema con la AP como pilar, es incoherente que proliferen este tipo de sucedáneos de atención extrahospitalaria. A no ser que en realidad no se quiera un sistema con la AP como pilar.

Como dice el viejo chiste:

¿a qué estamos, a setas o a rólex?


  1. Francisco José Sáez Martínez

    Buen articulo, más cuando el apoyo de los responsables de gestión a la hospitalizacion a domicilio es por la comparacion frente al coste de la «cama» hospitalaria, sin contabilizar costes sociales (la nutrición y los cuidados del paciente en su domicilio) o sanitarios añadidos (medicación prescrita, servicio de urgencias extrahospitalario, seguimiento en AP al estar en domicilio de otras patologías del paciente…). Esto lo expusimos en el Congreso de la SEDAP en 2019 y la respuesta de los Gerentes integrados fue clara: los costes del hospital son importantes, lo de AP va sobre la vocación de sus profesionales. Como ejemplo de ello, en dos Hospitales en la Comunidad de Madrid se han contratado, con la escusa de la hospitalizacion a domicilio, 17 médicos de familia en el último año, integrados en el servicio de urgencias (esa es otra a hablar), con más de 20 plazas vacías en los centros de salud de la misma zona, carga asistencial asumida a coste cero por los profesionales de AP (ahorrándose la Consejería el salario de los 20 ausentes)

    Me gusta

  2. Maria Isabel Garcia Lázaro

    Cuidados paliativos, actividades preventivas, hospitalización a domicilio….Se siguen «externalizando» aspectos claves de nuestro quehacer como médicos de familia-atención primaria: la burocracia se perpetúa; la clínica se va. Futuro gris…

    Me gusta

  3. doc022

    Buenas,
    La cuestión de fondo suele ser la mayoría de las veces económica, por eso estoy convencido que muchas de las preguntas a las que no encontramos respuestas desde APrimaria podrían vislumbrarse mejor si hiciésemos un análisis minucioso de las estrategias de contratación, sub-contratas y proveedores de material y servicios que se benefician de un modelo (incluso ineficiente). ¡Hablamos de pasta (y muchos Rolex) sin duda!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.