Categoría: Salud mental

antisitema (sanitario) -1-

Aunque sin llegar al grado de maldad de otras comunidades autónomas en Madrid hemos podido comprobar lo peligrosos que son los políticos señoritos al frente del cortijo sanitario público. Uno de los ejemplos de infausto recuerdo es una tal Ana Sánchez, viceconsejera que fue de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid a la que Dios confunda y mantenga en su Galicia natal por mucho tiempo. En una de sus intervenciones como repuesta a la presión de los grupos antiburocracia, la vice emitió unas instrucciones con el titulo de: instrucciones para la mejorar la continuidad del tratamiento farmacológico entre atención primaria y hospitalaria, donde se exponía entre otras cosas – que tampoco se han cumplido- lo siguiente:


Pues bien con estas instrucciones, el concepto claro de libertad de prescripción propia, algo de mano izquierda y la confianza que inspiramos en los pacientes, íbamos solventando algunas cosillas tipo enantyums a gogo, gastroprotección urbi et orbe, antibióticos extemporáneos, analgesia paraequinos allthetime, etc.

Pero de pronto uno recibe esto, y se queda estupefacto, no puede hacer prácticamente nada.

Aparte de la indicación más que discutible y de otras apreciaciones, ¿esto qué es? un tratamiento o una venganza.

Me temo que esto no ha hecho más que empezar y es que cuando uno trata a los profesionales como peleles, aparecen los Chuckys.

*Pariet= Rabeprazol. Envase con 28 comprimidos PVP:40.62 €

……quien necesita enemigos

Lo que algunos dirigentes entiende por defensa de la profesión y de los que la practicamos, es algo bastante peculiar.

Como muestra un botón extraída de una gloriosa entrevista radiofónica.

Una periodista graciosilla dice lo siguiente:

hay veces que cuando he ido al doctor, me dan una medicina.. y entonces de repente veo un bote para meter los lapiceros con esa misma marca.. y entonce pienso ummmm este me da esta medicina porque aquí… ha habido una visita anterior…ummm… risas

El entrevistado, presidente de una sociedad científica……………….

La respuesta aquí

Como el pez su ilustrisima muere por la boca

Gracias a Rafael Olalde por hacernos accesible ese impagable documento fonográfico.

ya se sabe quien mato a Prim

Efectivamente fuimos nosotros los médicos de cabecera , que no conformes con denegar las recetas a los pacientes, ni con saber prescribir racionalmente, ni  saber gestionar la demanda.  No contentos con eso, confundimos a nuestra mujer con un sombrero y a los locos con botijos, y encima les damos la baja.

bajas1

Imagen tomada sin permiso 😉 de El supositorio

¿ Donde esta Wally. perdon la semfyc ?