Etiquetado: Salud mental

orgullo y prejuicio

Los nunca bien ponderados miembros fundadores de la Txori Herri Medical Association a los que debemos la tipificación y estudio de conceptos fundamentales para la práctica médica actual como pichigúilis, los ideovirus o la implantación de guidelines para la toma del café matinal -Txor Her Med J 1996; 4 :13-20- así como estudios pivotales  como Papel Actual de las Bragas en la Indumentaria Femenina. Un Estudio Epidemiológico. EWAS Task-Force. THMJ 1995, salen de autoletargo y publican en su siempre apreciado número navideño del BMJ

Con el titulo de Stigma and prejudice in Tintin aparece un excelente ensayo de estos autores, en le que parten de la base de que Hergé , autor de Tintín, ha sido criticado por el racismo,  antisemitismo,  machismo y la crueldad hacia los animales que se reflejaba en sus historietas, pero según ellos, nadie parece haberse dado cuenta de la representación desfavorable de los enfermos mentales y de la salud mental en general. Tras una exhaustiva revisión de la colección completa de Tintin y sus aventuras en diferentes idiomas llegan a la conclusión de que esos prejuicios y esimas  se manifiestan claramente n su obra,  pudiendo diferenciar  al menos cuatro categorías:

  • Intoxicación  alcohólica o trastornos del comportamiento relacionados con el alcohol
  • Trastornos mentales  causados por el alcohol o por traumatismo craneal
  • Trastornos psiquiátricos secundarios a traumatismo craneal
  • Psiquiatras y el tratamiento psiquiátrico.

Los autores  en lugar de acusar a Hergé de reflejar de forma peyorativa los trastornos psiquiátricos, piensan que lo reflejado en estas historietas, no hace sino reflejar los prejuicios y estigmas a los que se enfrentan desde hace décadas las personas con enfermedades mentales. Los medios de comunicación, los políticos y la sociedad deberían examinar cuidadosamente las palabras utilizadas en el lenguaje común y reconocer que algunas imágenes o ideas comunes son simplemente estereotipos negativos.

ya se sabe quien mato a Prim

Efectivamente fuimos nosotros los médicos de cabecera , que no conformes con denegar las recetas a los pacientes, ni con saber prescribir racionalmente, ni  saber gestionar la demanda.  No contentos con eso, confundimos a nuestra mujer con un sombrero y a los locos con botijos, y encima les damos la baja.

bajas1

Imagen tomada sin permiso 😉 de El supositorio

¿ Donde esta Wally. perdon la semfyc ?

no quiero ir al cole

Desde hace unos años por estas fechas aparece invariablemente y coincidiendo con la vuelta al cole y la aparición de los fascículos coleccionables el denominado síndrome postvacacional. Como cualquier otra manifestación de la creciente medicalización de la sociedad moderna, intenta dar respuesta desde el mundo de la enfermedad a lo que no es más que una simple reacción de adaptación. Esta entelequia es alimentada por periodistas y expertos interesados que cada mes de septiembre florecen para explicar una falacia inexistente.

Todos ganan, los periodistas llenan fácilmente unas hojas o minutos de información, los lectores que como niños que no quieren ir al cole encuentran una justificación y los expertos que consiguen una propaganda tan efímera como injustificada. Ora un psiquiatra, ora un psicólogo, ora un catedrático de no se que del comportamiento, siempre hay alguien dispuesto, una vez que se le enchufa un micrófono, a decir tonterías sobre una enfermedad inexistente, incluso un año nuestra sociedad, la semfyc cayo en la trampa y se dispuso a explicar con pelos y señales como prevenir el dichoso síndrome (este año por lo que vemos también).

Por estos motivos es de agradecer que el sentido común impere y alguien desenmascare esta impostura como hace Jesús de la Gandara en su blog sobre Salud Mental