Beneficios de evitar la atención médica innecesaria durante la pandemia de COVID-19

En la asistencia sanitaria se dan todos los días ejemplos de lo que se llamado ley de las consecuencia inesperadas. En una reciente entrada presentábamos un articulo del NEJM sobre el rápido aumento de los diagnósticos de melanoma cutáneo. En este, se hacia notar que procedimientos como la dermatoscopia y la utilización del reconocimiento de imágenes junto a la inteligencia artificial, habían colaborado en esta “epidemia” de diagnósticos. Todos los problemas y daños que ha traído la pandemia COVID-19 ha tenido de forma paradójicamente efectos beneficios la disminuir la interacción habitual de los ciudadanos con el sistema sanitario. Sistema que por mucho que cueste entender esta plagado de intervenciones de bajo valor, ineficaces e incluso dañinas.

En el segundo número de mayo de la revista American Family Physicians se publica una editorial que resume perfectamente este asunto y la oportunidad que se presenta de evitar este despilfarro en salud y dinero

Traducción no autorizada de Benefits of Avoiding Unnecessary Medical Care During the COVID-19 Pandemic por Roth AR y Lazris A. Am Fam Physician. 2021 May 15;103(10):584-585. Disponible gratuitamente aquí

MIKE REDDY FOR STAT

En todo el mundo, los hospitales y profesionales de la salud continúan enfrentando la aguda crisis de atención a pacientes con COVID-19. Centrarse en la atención a pacientes en estado crítico ha restado importancia a la atención médica de rutina, incluyendo reconocimiento médicos, manejo de enfermedades crónicas, procedimientos quirúrgicos electivos, vacunas, atención médica preventiva y detección de cáncer y otras enfermedades.1  Se estima que la atención médica no urgente disminuyó hasta en un 60% durante la primavera de 2020.1,2

Las estrictas políticas de visitas y el temor de infectarse mientras están en el hospital o en los centros de salud han llevado a muchos pacientes a aplazar o evitar la atención médica necesaria, con graves consecuencias, incluyendo la muerte por accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y otras enfermedades agudas.3  No obstante, puede haber un resquicio de esperanza cuando se han aplazado determinados tipos de cuidados rutinarios. 4  Durante muchos años, estudios han demostrado que el sistema de atención médica de los Estados Unidos [y en otros países como España N del T], proporciona un alto volumen de atención medica de bajo valor, que se define como prestaciones médicas para los que el potencial de daño o alto costo generalmente supera los beneficios. 57  La atención de bajo valor no sólo es despilfarradora, sino que a menudo conduce a una cascada de sobreutilización de pruebas, sobrediagnóstico, sobretratamiento y aumento de la morbilidad y mortalidad. 8,9  Entre el 10% y el 20% de la atención médica prescrita en los Estados Unidos se considera de bajo valor a un costo estimado de más de 300 mil millones de dólares anuales. 10,11

Las pruebas y procedimientos que a menudo se citan como de bajo valor incluyen imágenes diagnósticas (por ejemplo, imágenes por resonancia magnética, tomografía computarizada), detección de cáncer en pacientes mayores y muchos procedimientos ortopédicos e intervencionistas de manejo del dolor. 1217  El valor del examen anual en adultos sanos también ha sido cuestionado porque no mejora mediblemente los resultados de salud y a menudo va acompañado de pruebas de detección de bajo valor, como electrocardiogramas, pruebas de función tiroidea y orina, que a menudo conducen a evaluaciones innecesarias. 9,18

A pesar de los progresos en la identificación de servicios sobreutilizados a través de programas como Choosing Wisely (https://www.choosingwisely.org), Dartmouth Atlas Project (https://www.dartmouthatlas.org) y American Family Physician’s Lown Right Care series (https://www.aafp.org/afp/rightcare),es necesario hacer más para reducir el uso excesivo en la práctica clínica.

¿Cómo puede ser que no dar la atención sanitaria habitual durante la pandemia beneficie a los pacientes? Más de uno de cada cinco reconocimientos de salud para adultos sanos incluye un electrocardiograma; sin embargo, el U.S. Preventive Services Task Force  recomienda no realizar esta prueba en adultos asintomáticos y de bajo riesgo porque los daños superan los beneficios potenciales. 19,20  Una disminución del número de reconocimientos médicos  y de procedimientos no urgentes durante la pandemia se ha asociado con una disminución del 46% en el número de pacientes que reciben cateterismos cardíacos electivos. 21  Los datos muestran que los enfoques invasivos para el manejo de pacientes con enfermedad arterial coronaria estable no son mejores que el manejo médico adecuado; por lo tanto, es probable que los efectos de la pandemia COVID-19 ayudaran a reducir los costos y riesgos durante los procedimientos con resultados clínicos similares o mejores para muchos pacientes.22

La pandemia COVID-19 ha causado interrupciones significativas en nuestro sistema de atención médica y nuestras vidas. Ha puesto de relieve y exacerbado las disparidades de salud, la injusticia social y el racismo sistémico en la medicina. Tenemos que aprender de la pandemia. Algunos llaman a la pandemia un experimento natural en nuestro sistema de salud; sin embargo, la pandemia también ha brindado la oportunidad de evaluar qué servicios médicos son realmente necesarios y qué pueden hacer los pacientes sin ellos. 4  

Los médicos de familia deben proporcionar atención centrada en el paciente y basada en la evidencia que minimice el derroche, el uso excesivo y el infra uso. Cuando la mayoría de la población haya recibido una vacuna eficaz para COVID-19, la tentación de volver a la normalidad será difícil de resistir. Sin embargo, la pandemia COVID-19 debería alentar a los médicos a dejar de proporcionar servicios ineficaces que no han demostrado mejorar la salud de los pacientes.

  1. Tarik

    Coincide en la esencia, pero quizás la cosa no es tan sencilla! después de años de marketing y hospitalocentrismo ahora queremos vender a los usuarios (con los derechos adquiridos) que esto no es necesario y esto tampoco … entraríamos en una guerra también de poco valor, denuncias, quejas, además de exponer al personal que nos queda y no ha optado por emigrar a más bournaout y estrés laboral…

    El cuento por si solo se viene abajo mientras la administración no es capaz de conceder algo tan básico como “tiempo” para atender correcta y dignamente a las personas. La administración tiene que vender “que es últil” a la ciudadania con sus listas de espera, productividad … para mantener al personal ocupado!
    y qué decir de la falta de Psicólogos en un mundo cada vez más enfermo (Hiperactividad, dependencia .. ).

    Me gusta

    • shangoo71

      Bastante de acuerdo pero más que “vender” a los usuarios algo, el objetivo a mi entender es hacer realmente nuestro ingente trabajo, “educando” más que “vendiendo”. Primero nos lo debemos creer y debemos comprobar y analizar qué actos médicos que realizamos a diario tienen un bajo valor o tienen más riesgos que beneficios.
      Este “tiempo” que no tenemos es el mayor enemigo a la hora de enfrentarnos a nuestras dudas al respecto y al final, la “interacción médico-paciente” finaliza con una “transacción” en la que cedemos ante la presión ambiental y claudicamos pidiendo pruebas,…de poco valor. LA VERDAD es que ya no sé (y pido ayuda a los sabios del lugar) cómo podemos convencer a políticos, gestores y sociedad de la importancia de nuestra tarea cuando está bien realizada y cómo puede impactar para bien o para mal en su salud y sus vidas.
      ¿Alguien conoce o está realizando algún estudio con máxima evidencia al respecto? Rafael, seguro que en alguna ocasión lo has plasmado pero tener algún sitio común donde todos los que intentamos pelearnos con esos gestores/políticos obtuviéramos ese conocimiento común para demostrarles con DATOS y HECHOS lo que todos pensamos, ¿no existe?

      Gracias por tu trabajo.

      Me gusta

  2. shangoo71

    EL ENLACE DE “Traducción no autorizada de Benefits of Avoiding Unnecessary Medical Care During the COVID-19 Pandemic” NO ES CORRECTO: https://www.aafp.org/afp/2021/0515/p584.html ES EL CORRECTO; el enlace que dáis es el mismo pero acaba en “htmlc” y sale otra página como si hubierar un error; al quitar la “c” aparece la página de la AAFP

    Me gusta

  3. galosanchez

    Excelente entrada, Rafa. Y el asunto lo tenemos bien identificado. Acabo de contar los artículos relevantes que tengo en mi carpeta “SOBREutilización”, y tengo 155. Y si esta SOBREutilización está tan identificada, cómo sigue manteniéndose, como se mantiene como un “meme” una mentira que resulta familiar y fácil de procesar, mientras que no fluye una verdad que no resulta familiar y es difícil de procesar. Acabo de subir a nuestra web evalmed.es, un escuetísimo punto de vista (un folio), con unas notas que hice para mis colaboradores y algunos otros amigos en febrero.
    Por si alguien quiere mirarlo por encima, está aquí: Cuando el científico, competente dentro de su espacio científico, opera en el espacio antropológico (en el que no es competente), suele convertirse en un filósofo espontáneo. Disponible en: http://evalmed.es/2021/02/22/pv-fuera-de-su-ciencia-puede-ser-un-filosofo-espontaneo/

    Aprovecho para decirte en alto que sigues siendo un ejemplo para tus amigos y tus seguidores (yo soy las dos cosas).
    Galo Sánchez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .