e-David contra Goliat

Efectivamente el pequeño David electrónico, personalizado por un  médico de familia radicado en Plasencia, ha podido esta vez, una vez más, con Goliat. Un gigante creado por un laboratorio farmacéutico, vestido por un gabinete de comunicación y arropado con la colaboración  cómplice de organizaciones sanitarias, médicos y periodistas. La campaña de Sensibilización de la Importancia del Dolor, ha reproducido una de tantas campañas que se dan últimamente en el panorama sanitario español cuyo objetivo final es la promoción de un determinado medicamento. Siguen un modelo ya clásico, que nace en la  imposibilidad de publicidad directa al consumidor, la creatividad exitosa de los nuevos publicistas y el agotamiento de los canales de comunicación directa con el médico.

Más o menos funciona así: se busca el problema y el presunto objetivo que van desde el dolor a la hidratación, pasando por el cáncer de cérvix o la salud ósea. Se realiza una campaña  general destinada a profesionales, políticos, público general o periodistas (o a todos a la vez), en la que figura una asociación, fundación, liga  o similar relacionada con el tema – antigua o creada adhoc-. La que en verdad paga, es la industria farmacéutica o el grupo de presión que corresponda. En esta campaña  se exalta de forma genérica la importancia del problema mediante libros blancos, experto(s),  premios periodísticos y científicos, jornadas, etc.  Se incluyen exageraciones del problema, referencias a lo mal que se hace -por supuesto en atención primaria- y se crea la necesidad imperiosa de encontrar una solución. La solución aparece después en forma de medicamento, tecnología diagnóstica, yogurt con bifidus o agua embotellada, en una promoción distinta pero íntimamente relacionada.

Los protagonistas de estas historias denunciadas en este y otros blogs, son tres: la industria, los gabinetes de comunicación y los profesionales. En ese último grupo se incluye médicos expertos con intereses a veces no muy confesables, pero también asociaciones de pacientes “profesionales”, atolondrados médicos y periodistas que recogen el papel de pringaillos difusores del mensaje, y a veces la administración que hace de panoli garante de unos intereses contrarios al bien público. En mi opinión los malos, o los peores, de la película son los profesionales colaboradores interesados pero eso ya es otro asunto.

Pero esta vez la cosa ha sido distinta, gracias a Internet y un médico de familia respondón, un periódico de tirada nacional e influencia- EL PAÍS–  ha sacado a la luz este tipo de maniobras y en concreto el entramado de una de estas campañas, que llevaba un tiempo promocionándose en medios profesionales y que se situaba en la fase final de aparición del producto solución. La Plataforma Sin Dolor y la campaña de Sensibilización de la Importancia del Dolor cumple todos los requisitos comentados más arriba -incluido el insulto a la atención primaria- y algunos más (lo del dolor y sus especialistas es digno de estudio)

Bien es verdad que se han utilizado vías de comunicación tan antiguas como las cartas al director y que se ha contado de forma inesperada con la sensibilidad de la defensora del lector especializada en temas sanitarios,  pero también que sin Internet y el poder que da a los pequeños nunca se hubiera producido tan desigual batalla y mucho menos se hubiera ganado.

Parafraseándo el lema de la infausta campaña “Cada dolor tiene su historia, EVAlúalo” podriamos decir “Cada campaña relacionada con la salud tiene  sus (dos) historias: una confesable y otra no tanto ¡COÑO…celas!

Enhorabuena Enrique.

  1. Pablo Astorga

    ¿cuando las sociedades de atención primaria van a tomar cartas en estos asuntos?
    ¿por qué la promoción de los medicamentos, de las unidades hospitalarias, se tiene que hacer vilipendiando siempre a los médicos de atención primaria?
    Parece que todo el mundo puede “darnos palos” impunemente.
    Y nos quedamos callados. Y no decimos nunca nada del maltrato y de la mala atención que sufren nuestros pacientes por parte de bastantes especialistas.
    Nunca lograré entenderlo.
    Mi enhorabuena a este compañero

    Me gusta

    • Xosel

      Menos mal que desde la propia profesión médica se denuncian cada vez más los intentos falaces y, sorprendentemente, consiguen en ocasiones que los medios se hagan eco.

      Me gusta

  2. Enrique

    Joder, qué revuelo ha montado esta historia, si lo sé lo hago antes!
    😉
    Gracias a todos, pero la enhorabuena hay que dársela principalmente a Milagros, que en este tema (y en otros tantos) ha hecho gala de su nombre.
    Una batalla sólo. La guerra ya es otra cosa. Los malos están por todos lados.
    Abrazos

    Me gusta

  3. Trackback: uberVU - social comments
  4. FernandoG

    Subscribo totalmente lo dicho por Pablo Astorga.
    Los de primaria somos al final los malos de la película.
    Y nos callamos porque somos mucho más educados que los que nos atacan, los que nos critican, los que no nos dan información para que no actuemos con criterio..
    Menos mal que hay venido un Quijote que ha desentrañado a todos estos malandrines…
    Lo bueno es que hay muchos más y les conocemos, y se tienen que unir, o les tenemos que ayudar denunciando lo que veamos mal para que ellos, que tienen mejor espada, nos ayuden a luchar..
    La novela de caballería está perfectamente descrita en su argumento por Rafa Bravo.
    Un saludo

    Me gusta

  5. Pingback: Periodismo y divulgación de «avances” farmacéuticos « EAP El Coto
  6. Juan Suarez

    Pese a la intervención adecuada en este caso de la defensora del lector del Pais, este periodico tiene una actuación hacia los temas sanitarios proclive al alarmismo y poco profesional. Como boton de muestra el editorial de hace 2 dias del Pais defendiendo la actuación de la OMS y de los organismos nacionales e internacionales de salud en este monumental timo. Asimismo te remito carta que envié a la defensora del lector con motivo de otra noticia publicada en su dia sobre este tema, que por supuesto no publicaron
    “En el periodico El Pais del dia 22/08/09 un periodista/ investigador se atreve a estimar que cuando la gripe A se extienda por Asia se corre el riesgo que “al recombinarse el H1N1 con el H5 N1″ se produzca una variante viral que puede matar este invierno a 1200 millones de personas. El periodista en un ejercicio de ficción epidemiologica se atreve a multiplicar de forma simple el resultado que daria la existencia de un hipotetico virus, que conjugara la mortalidad de la gripe aviar con la transmisibilidad del virus de la gripe A, dando como si tal cosa la aterradora cifra de muertes que este hecho produciria, sin hacer referencia alguna a las fuentes en que se basa para establecer dicha estimación. En un momento de histeria colectiva como el actual con respecto a la gripe, donde nos inunda la información mas variopinta sin ningun tipo de evidencia clínica o cientifica, y en donde muchos profesionales médicos tenemos el convencimiento que en todo este revuelo existe tambien un componente importante de promoción de enfermedades por parte de compañias farmeceuticas y conglomerados mediaticos, el que un periodico supuestamente serio haga estas afirmaciones gratuitas contribuyendo a aumentar el alarmismo y malinformando, es digno del peor amarillismo periodistico”.

    Me gusta

  7. Pingback: Boletín 5 de febrero « e-PANORAMIX del Área III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s