Etiquetado: información terapéutica

opiáceos y prudencia

Cumpliendo una secular ley del péndulo, nuestro sistema sanitario ha pasado de un escaso consumo de opiáceos a un más que probable exceso en su prescripción. Las causas son variadas, con especial importancia en la ampliación de las indicaciones al dolor no oncológico. Tampoco son ajenas la proliferación de unidades especializadas y la aparición de un nuevo mercado del «dolor» y la consiguiente presión de la industria que lo alimenta.

Muchas son las voces de alarma que están empezando a sonar.

Un artículo del boletín de información terapéutica Australian Prescribers  de 2012 sintetiza de forma acertada clara el estado de la cuestión. En él se postula un enfoque prudente cuando se considera iniciar un tratamiento. Una buena práctica en este sentido comienza por la elección de un opioide y una vía de administración adecuada, y sigue por considerar la duración idónea. La duración, al contrario de lo habitual en nuestro ámbito, debe ser considerada desde el principio del tratamiento. Se ha demostrado el daño asociado al uso duradero de estos medicamentos, mientras que hay pocos datos que apoyen su eficacia y seguridad a largo plazo. Aunque reducir y suspender el tratamiento con opioide es a veces la mejor opción, no es la más fácil ya que implica un compromiso tanto por parte del médico como del paciente, y un plan de tratamiento con un objetivo claro. Otros factores en contra son la tolerancia y el poder adictivo de estos medicamentos y la cronicidad de las enfermedades para las que se prescriben.

Tres tristes tigres

Tres ejemplos recientes, reales y prácticos de porque es estrictamente necesario y urgente:

  1. Disponer de un sistema informatizado de ayuda a la prescripción e información sobre interacciones medicamentosas
  2. Diseñar una vez por todas una estrategia que mejore la comunicación y continuidad relacionada con la prescripción entre la asistencia primaria y la especializada. (Lo que ha dado en llamarse transiciones asistenciales son momentos cruciales en la seguridad del paciente)
  3. Información sobre medicamentos actualizada, útil , sencilla y destinada a los profesionales que haga énfasis en la seguridad y la eficacia y no en el gasto.

Añadesele la Venlafaxina y la hiponatremia