Les Liaisons Dangereuses

Mi buen amigo  Galo Sánchez me envia esta reflexión que no me resisto publicar en el blog- con su permiso naturalmente.

Comentarios sobre el estudio de Chimonas sobre el manejo de la disonancia cognitiva tras reconocer su conflicto de intereses por su interacción con representantes de la industria farmacéutica (en visita médica, regalos, invitaciones y  formación).

Chimonas S et al. Phisicians and drug representatives: Exploring the dynamics of the relationship. 2007;22; 184-19 PDF

Este artículo de Chimonas, Brennan y Rothman me ha costado muchas horas, porque lo he leído centímetro a centímetro, he tomado muchas notas y he traducido los diálogos, porque son muy ilustrativos.  Yo había creído hasta ahora que mostrando a los médicos evidencias de que sí influye negativamente la industria en su conducta (porque está basada en provocar una progresiva distorsión cognitiva), sería esto motor de un cambio para los que no se taparan los oídos y los ojos, pero este artículo me ha hecho comprender que lo que yo digo en mis artículos sobre la teoría de la disonancia cognitiva de León Festinger, se practica abundantemente en actividades tan comprometidas como la clínica que afecta a terceros.

Sinceramente, no creí que inundara con tanta facilidad el alcanzar la consonancia cognitiva tras una incómoda disonancia cognitiva después de reconocido el conflicto de intereses tan palmariamente. Me imaginaba que en este asunto la disonancia se arreglaba no reconociendo que tal sucedía, como si funcionara a modo de escudo para no ver la realidad. Sin embargo, lo que sucede paso a paso, después del reconocimiento del conflicto de intereses, es que se pone a funcionar la maquinaria de “autoengaño” con creciente eficacia.

En resumen, sería así:

Los grupos de trabajo (grupos focales) de 5-6 médicos se reúnen con un moderador (monitor). Se graban en magnetófono sus conversaciones y se codifican los contenidos:

  1. En sus diálogos reconocen el conflicto de intereses, así como también manifiestan que no inhiben su interacción con los representantes de la industria farmacéutica.
  2. Interviene el moderador, concretando el conflicto entre la actuación genérica de los médicos y cómo esa actuación es contraria a los intereses de sus pacientes en beneficios, en seguridad y en costes.
  3. La actuación más correcta del médico para la defensa de su autoimagen sería decidir no interaccionar con los representantes de las farmacéuticas. Sin embargo, en lugar de eso, actúan (entre lo consciente y lo inconsciente) utilizando los sucesivos pasos del manejo de la incómoda disonancia cognitiva: a) ignorando el problema; b) evitando la responsabilidad; c) enfatizando los beneficios para su “formación” y “económicos y en salud para sus pacientes”; d) desestimando los riesgos; d) minimizando el “valor nominal” del resultado de los estudios experimentales, que muestran la negativa influencia.

Los autores concluyen que, dada la facilidad para el manejo de la disonancia cognitiva, la única solución es la intervención de la política prohibiendo la interacción, porque cualquier otra actuación es fácilmente neutralizada.

Galo Agustín Sanchez.

Phisicians and drug representatives: Exploring the dynamics of the relationship

Phisicians and drug representatives: Exploring the dynamics of the relationship

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s