la tasmareceta en la ehealth week

La implantación de la receta biónica en Tasmania, (en adelante tasmareceta) ha reducido hasta en un 20 por ciento las visitas que hacen los pacientes a los centros de salud de con la única finalidad de renovar sus tratamientos. Se trata principalmente de personas con enfermedades crónicas que con tasmareceta XXII (versión moderna de la antigua tasmareceta a secas) se acogen al manto protector del modelo de prescripción y dispensación de medicamentos extendido en todos los lados civilizados y que ya está operativo para casi el 99,9 por ciento de la población de nuestro país.

La principal ventaja de este sistema de prescripción y dispensación es que evita a los pacientes crónicos tener que acudir a su médico con la única finalidad de recoger las recetas para la continuación de sus tratamientos.  Gracias a la tasmareceta en un único acto, el facultativo puede prescribir los fármacos que estime necesarios y en la cantidad que el enfermo necesite para cumplir la pauta durante el tiempo marcado por el médico.

Ello permite que, al disminuir el número de consultas que se producen en atención primaria por este motivo, el médico pueda dedicar más tiempo a otro tipo de atenciones clínicas con sus pacientes. Además, contribuye a desburocratizar las consultas médicas.  La tasmarceta permite a los usuarios retirar los fármacos directamente de las farmacias, independientemente de si se encuentran en su localidad de residencia.

Tasmania es líder mundial, junto con Dinamarca, en el uso de ordenadores para la realización de la prescripción y en la calidad de la transmisión de información que se realiza entre los centros sanitarios y las oficinas de farmacia.  “No se crea ,nos costo mucho llegar a este modelo” dijo Mª Tecla de la IBM  viceconsejera de la cosaesadelasnuevastecnologías del ministerio de Sanidad de Tasmania, “tuvimos que utilizar muchos ordenadores para ver que bastaba cambiar una ley caduca para conseguir nuestros objetivos” incide Mª Tecla.

De hecho, Tasmania lidera uno de los grupos de trabajo del proyecto ‘epSOS’ (Smart Open Services for Tasmaniensis Patients). Se trata del grupo de trabajo encargado de definir los servicios que debe prestar la receta biónica tasmaniense y la de otros países. Si este  grupo trabaja de forma adecuada se darán cuenta que la receta electrónica es un bluf  y verán que es mucho mas fácil y económico cambiar las normas e introducir la receta biónica,  que montar tinglados tecnológicos al servicio de los de siempre.

  1. Cece

    Bueno, buenísimo. ¿Es la información que sale del e-Health o es una nota oficial del Ministerio?
    Como el otro día la Ministra dijo que a finales de año todas las historias clínicas de las CCAA estarán interconectadas…

    Me gusta

  2. Ramon

    Pues es verdad, lo que nos venden como ventajas de la receta electrónica , se puede conseguir sin tanta algarabía, y sobre todo sin tanto gasto.
    Gracias desde el Sur muy gracioso el comentario

    Me gusta

  3. Pingback: El orden de los factores…. « La Sala 3
  4. JF Jimenez

    Gracias por contribuir a abrir un poquito mas los ojos, y desde un puntito de ironia mejor aun .
    Me temo que los enanos seguiran zzz y viviendo en el pais de las maravillas de una-delasmejores-sanidades-delmundo-mundial

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s