elogio del cabreo

“A veces, el arte está en los críticos. Estos inventan el arte.”

Alfonso Guerra, político español

¡Oh no! a la web 2.O sanitaria ha llegado la epidemia del buenrollismo; como si de  un casposo libro de autoayuda provinieran se empiezan a leer frases como: ¿De verdad todo va tan mal?, el cambio empieza por un mismo, las cosa se pueden cambiar con una sonrisa, hay que creer que todo puede ir mejor, trabajo en equipo, vamos a construir una nueva forma de avanzar y majaderías por el estilo. Eso por no hablar de la citas cursis tipo: lo que tú puedes hacer por tu país y no tu país por ti, que si lloras no ves las estrellas o anoche tuve un sueño. que si cada paso en una meta y cada meta en un paso…. ¡en fin¡.

¡Dios mío! Uno es optimista, empieza el día riendo, va bien peinado, desayuna  con su familia, quiere a sus vecinos y saluda amablemente al portero. Pero cuando llega al trabajo y ve que la ineficiencia campa por sus fueros, que se premia al escaqueador y al mediocre, que se han recolectado a los más tontos de cada casa  para ponerlos de jefes, que se alienta las demandas infinitas de los clientes y solo se recurre al uso racional cuando hablamos de pasta y en una sola dirección;

como Camilo Sexto: “¡ya no puedo más¡.

No puede ser que salga más rentable, física y emocionalmente, hacer las cosas mal. Ante esto la única salida digna es enfadarse, cabrearse, pegar un puñetazo en la mesa,  y sobre todo,  la crítica destructiva; porque poco se puede construir sobre unos cimientos falsos  (pongamos que hablo de Madrid).

Así que: me opongo con todas mis fuerzas a esa especie de santa alianza pro buenrollito con sonrisa profiden entre simplistas gurús del management, neohipies que cambian las flores por una macmanzana, neoprogres de salón que se trasladan en preferente del AVE, antisistema que imparten doctrina desde púlpitos electrónicos y neocom en los que la libertad sólo se conjuga para ellos. No, no estamos en el mejorsistemasanitariodelmundo y esto va cada vez a peor y si no, al tiempo. Mientras tanto yo seguiré reivindicando el santo derecho al cabreo.

Como dice Octavio Ortega “el medio profesional niega el derecho al cabreo pese a que se trata de una emoción fundamental para mayor beneficio del individuo y del grupo de trabajo”. En lugar de encauzar esa energía, esa gana de cambiar las cosas que van detrás de un buen cabreo, se le considera “energía negativa” e improductiva; no se sabe que hay mucho más provecho detrás de una buena crítica que en un mal halago.

Cuando van Gall (como nuestros amigos los buenrollistas), decía eso “Nunca positivo, siempre negativo” lo único que ocultaba era su incapacidad para llegar a un objetivo; la suya, no la de los demás. Basto que vinieran Rijkaard y después Guardiola, y sin cambiar “los negativos” demostraran la estulticia de esta proposición. Toda esta energía que tiene un buen cabreao debe administrarse y no acallarse, lo que hay que atacar es las frustraciones que lo producen. Ante estas, la opción de cabrearse es la más sana y la más difícil: la persona expresa lo que siente, quizás de forma explosiva e incluso violenta o maleducada pero sincera y comprometida.

Sinceridad y Compromiso ¿no es esto lo que necesitamos para hacer las cosas mejor en el sistema sanitario?

  1. Carlos isasi

    Genial Rafa, desde mi trabajo en especializada pienso y siento lo mismo. No cuela que la concepción de la gestión de la sanidad sea la de una fábrica de procesos a externallizar, y que a la vez nos pidan que tengamos buen rollo.

    Me gusta

  2. Vicente Baos

    Lo mismo digo. Varios compañeros blogueros nos han querido vender últimamente el buenrrollismo. Unos harán de poli bueno, pero a mí me gusta de poli malo.

    Me gusta

  3. José Luis Quintana

    Del todo de acuerdo con un único matiz: es vital insistir en que el cabreo se traduzca en impulso. Hay una clase de cabreo que solo deja “tierra quemada”. El de los que dicen que “esto es una mierda” y con eso justifican su incumplimiento de deberes (y de horarios), su falta de esfuerzo, su insolidadridad…
    Es mejor cabreados que deprimidos. El cabreo hace mejor al mundo cuando se traduce en impulso.

    Me gusta

    • rafabravo

      claro , claro el cabreo como impulso y acción no como excusa, tienes razón, pero ya ves solo quedamos nosotros últimamente (en Madrid) parece que todo el mundo es tonto o moderno
      ¡Acción mutante!

      Me gusta

  4. FernandoG

    Enhorabuena Rafa..
    Me ha encantado volver a escuchar a voces amigas en Canta con nosotros.
    Fíjate en el director, Rafael Ibarbia..
    Si te dejas bigotito, y engordas, podrías dirigirnos perfectamente…

    ¿Cabreado….?. Hasta los c…
    Gracias al Blog de J.J.Bilbao se de la reunión que la Sociedad de Directivos de Atención Primaria que va a tener lugar en la Coruña el dia 3, 4 y 5 de Noviembre con un estupendo promama científico..

    http://sedap.drugfarmacongresos.com/pcientifico/pdf/pcientifico.pdf

    El pasado año publicaron un incluso un estupendo informe titulado Atención Primaria de Salud, nuevos retos, nuevas soluciones..

    http://www.sedap.es/descargas/informe2009.pdf

    Hay firmantes conocidos y no conocidos, pero todos tenían la solución y los tontos como tu y yo yendo a trabajar diariamente y viendo efectivamente que el que menos trabaja, el más jeta es el más valorado.
    Y digo yo, ¿si tienen la solución, porque no han hecho algo antes, en vez medrar unos y “representarnos” otros.. ?

    Al congreso van nuestros jefes.. ( al menos alguno mio sí), que son los mismos que no hacen nada, o mejor dicho están haciendo, ante su falta de dirección, que esto vaya de mal en peor para al final ser ellos los que nos den las soluciones ante la incapacidad de nosotros de sacar la cosa adelante: nuevas formas de gestión… privatización., el dinero sigue al usuario, que más da quien hace la provisión si el financiador es público… (En definitiva la teoria economico/sanitaria Güemes.)

    Me gusta más la canción de Aguaviva, Me queda la palabra..
    que he tenido la suerte también de volver ayer después de muchos años.
    Pienso que en tanto nos quede la palabra, tenemos que usarla, porque de lo contrario estaríamos muertos.
    Un abrazo.
    Un saludo

    Me gusta

    • rafabravo

      bueno no me hace falta mucho engordar y en cualquier caso no me gustaría tener la pinta de fachoso de mi tocayo, aunque era de la época. Eso si os dirijo cuando queráis aunque también me mola más la anarquía sin director de la 2.0. Gracias por el comentario y la jugosa información. Tanto JJ como tu sois unos locos increíbles y necesarios

      Me gusta

  5. carlos merino

    En mi opinion la epidemia mas destructiva que ha invadido la atencion primaria es la indolencia.Eso lleva a la adaptación al sistema…lo que empeora más la situacion..pues impide la modificacion del mismo
    Los brotes de sindrome de estocolmo no me parecen tan importantes porque son minoritarios.
    Entre los sistemas adaptativos habría mucho que hablar…el mas frecuente(paso de todo) nos va a llevar claramente a la involucion….La ambulatorizacion de 7 horas es ya un camino que ojala no sea irreversible.
    Saludos

    Me gusta

    • FernandoG

      Lo has descrito muy bién..
      La ambulatorizacion de siete horas de los Centros de Salud..
      En el ambulatorio eran dos horas y media y otro cupo, y otro cupo… atendiendo demanda monda y lironda. pasar recetas, hacer volantes al especialista.. y poco más.
      Pasamos a la reforma/revolución de atención primaria….
      40 horas semanales en un principio, atención a la demanda, programada, realización de programas, docencia, formación continuada, investigación..accesibilidad, coordinacion, longitudinalidad, integralidad
      Ahora no paramos de hablar de investigar en atención primaria, cuando resulta que las consultas se han transformado en demandas de cuatro a cinco horas.. docencia.. ¿ Cuando ?.
      Y resulta que lo que iba a ser una maravilla… no solo no lo es, sino que lleva camino de ser aún peor..
      Y el caso es que los que lo tienen que arreglar parece que pasan; los que tendrían que promover la solución (sociedades-sindicatos) van a su tema de seguir viviendo del tema; los que tenemos la suerte de vivir de esto porque llevamos 25 años, pasando en gran parte, y las promociones del futuro intentando sobrevivir.. Y yo, como diría un residente que estuvo conmigo.. en mi continuo T.O.C. deseando que esto cambie..
      Hoy gracias a un amigo he conocido un escrito de Jean Kerouac:

      “La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que no bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde y explota como fuegos artificiales amarillos, como arañas entre las estrellas”
      Y por ello me encanta todavia estar cabreado.. y expresar mi opinión en alto..

      Me gusta

  6. FernandoG

    Por cierto en el programa que está financiado entre otros por Abbot, Almiral, Astra Zeneca, Boheringer Ingelheim, Chiesi, Esteve, Ferrer, Lilly, Menarini, MSD, Novartis, Pfizer, entre otros.
    Nuestros superiores persiguiendonos todos los días para que recetemos genéricos, pero piden a las marcas que les patrocienen el congreso…
    Y al mismo tiempo los delegados rógandonos que pongamos marca, al mismo tiempo que sus superiores ayudan a la otra parte.
    Esto es un sin sentido..
    Creo que voy a dejar de recibir… y desde luego estos tres días seguro..

    Me gusta

  7. drbonis

    Jose Luis,

    El problema es cuando la organización no te ofrece cauces reales para pasar a la acción/impulso.

    En mi caso particular, al ni siquiera pertenecer al organigrama de la organización (soy médico suplente, temporero) carezco de capacidad para modificar las cosas que funcionan mal en el sistema. Cualquier esfuerzo no es sino tratar de vaciar el mar con un cubo.

    En esa situación todo empuja a la depresión o el abandono, bien sea dentro (escaqueo) o fuera (buscar otra organización donde aportar valor).

    Me gusta

  8. Jesus Redondo

    Está claro. Muy bien Rafa, ya está bien de buenrollismoenelmejorsistemasanitariodelmundo!!!.
    Deberíamos denunciar con mucho más ahinco e insistencia la cantidad de tropelías que nos toca ver cada día. Entre otras muchas cosas, por nuestra salud mental.

    Me gusta

  9. Rafael Pinilla

    El cabreo está muy bien cuando se dirige a quien se lo merece. Recuerdo a una señora cabreada en el autobús que sacudió una bofetada a un señor a su lado. ¿Pero señora, a qué viene esto? ¡No lo sé, a mí me han dado y yo doy! Hay mucho de esto en el cabreo nacional. Ni buen rollete porque sí, ni atizasr al que se pone a tiro. Porque es que los profesionales de atención primaria están en primera linea y las reciben todas.
    No quiero al paciente cabreado contra el médico por molestias y desastroso funcionamiento de administradores salvapatrias. No quiero al médico utilizando el argumento de lo mal que está el sistema para no hacer su trabajo lo mejor posible.
    Pero cabreados contra los responsables sí. Discriminemos entre los que lo hacen bien y entre los que no. Y pongamos altavoces y transparencia para que todo el mundo se entere.

    Me gusta

  10. FernandoG

    Son estupendos estos días que no trabajamos, en el sitio oficial…y poder dar vuelta a las cabezas con las ideas que nos pones a nuestro alcance..
    Nos enganchamos a estos Gran Hermanos, que son muchísimo más interesantes que los otros..
    Solo nos falta hacer edredoning… pero los jefes que no vengan.. que nos dan por .. en cuanto nos descuidemos.., y con que lo hagan en el trabajo, es más que suficiente.
    Un saludo

    Me gusta

  11. Albert García

    Cuando estas cosas se dicen en el seno de las reuniones adecuadas con los gerentes y directores presentes siempre hay alguien que te dice muy serio: “Ten cuidado, que te van a poner un punto negro”.
    Así uno medita seriamente si merece la pena y en ocasiones acaba subiéndose al carro de “da-todo-lo-mismo-si-lo-que-quieren-son-partes-y-recetas-se-los-daré-y-que-me-dejen-en-paz-y-al-enfermo-un-volante-pa-que-lo-vean-en-el-hospital”. Los sindicatos están a otras cosas y las sociedades científicas no se quieren manchar con estas inmundicias que lo de ellos es la clasificación de Fredrickson de las dislipemias.
    ¡Vivan las caenas!

    Me gusta

    • FernandoG

      Pues si hay que hacer partes, de bajas indicadas por nosotros, pues se los tendremos que dar, de igual modo que debemos darles el alta no cuando quieran, sino cuando nosotros lo consideremos.
      Y debemos pedir que los partes de bajas indicadas por otros se las den otros. O como mucho que recibamos información y su opinión al respecto, y en caso contrario dejar de dar partes y remitirlo a Inspección para que ella exija el especialista que lleva al paciente su opinión al respecto.
      Y si hay que dar recetas habrá que dar recetas, pero no porque nos las pidan, sino porque consideremos que clínicamente las precisan.
      Y finalmente a las sociedades científicas les importa un pimiento la clasiicación de Frekicson de las dislipemias. A ellas les importa y mueve cosas más importantes : si se unen y quien es el jefe; seguir recibiendo la consideración de interlocutores por parte de la Administración, auque nunca las hayamos visto por estos lares; la financiación de la carrera profesional en lo que a ellas les pueda toca; la reevaluación profesional por encargo de la administración…
      Lo del colesterol, les trae al pairo..
      Y efectivamente algunos debemos estar llenos de “cíceros” negros, por decirlo de una forma científica.

      Me gusta

  12. carlos merino

    Respecto a los directivos el problema es que el cliente no somos nosotros son los de más arriba…nosotros somos su instrumento.Ya ni siquiera podemos elegir al coordinador que se convierte en capataz de “facto”…por muy buena intencion que tenga.
    El cambio sera posible mientras los inconformistas sigan cabreados……en un lugar de la
    galia.. o quizas…en un lugar de los blogs..los irreductibles….

    Me gusta

  13. Manuel Calleja

    Ese buenrrollismo no es más que otra forma más de no mirar al fondo de los problemas, de no querer realmente mejorar o solucionar las cosas, de seguir engañando al personal … de disimular, en definitiva. A todos se nos alcanza saber cuándo las cosas están bien hechas y cuando no, aunque a veces no nos convenga reconocerlo, lo que pasa es que a algunos no les conviene ni les ha convenido nunca.

    Me gusta

  14. miguel

    Pues no se que decir. Mi forma de ser no es amiga del cabreo y de la palmada en la mesa, ante las injkusticias prefiero la ironia y el luchar por arreglar las cosas que el cabreo. Igual es que es mas de medicos y yo, que soy mediojefe intento actuar de otra forma.
    Lo importante no es la forma sino el fondo, y eso deberia importar. Al final eso del buenrrollismo y del cabreo recuerda a los grupitos del instituto, jajajaj.

    Bueno, pues eso. Seguire sonriendo para desentonar y trabajando duro que al final es lo importante 🙂

    Un abrazo Rafa!

    Me gusta

  15. Salvador Casado

    Por lo menos Rafa tu desahogo genera conversación y reflexión, y ya es bastente. Lo que está claro es que muchos vemos que hay que hacer algo, que no es ético ni justo que esto siga así.

    Y mucho me temo que necesitemos muchas voces para cambiar el muro.

    Si tu santo cabreo espolea tu (nuestra) capacidad creativa, bienvenido sea. De grandes cabreos han surgido los derechazos precisos para que todo un sistema político o económico cambiase. Ya va siendo hora de que generemos la reacción necesaria para promover algún cambio. Si no lo hacemos seremos testigos de la desmembración final de lo que alguna vez fue una idea coherente, eso que se llamó atención primaria de salud.

    un fuerte abrazo.

    Me gusta

  16. xavier blasco

    Esta mañana tempranito le he respondido a Rafa en twitter. Posteriormente he creido que lo que le comentaba daba para un comentario en su blog. Cosa que él me ha confirmado. Tras una jornada con fiesta familiar incluida me decido ahora ha intentar transcribir la idea de primera hora. Difícil. Creo que el buenrollismo está “premiado” en la blogosfera. En mi opinión se trata de que la gente encuentre un “lugar”.Un modus vivendi. El problema radica en que los 1.0: léase gente que está AHORA sacando las castañas del fuego en el sistema público ya tiene ese lugar, pero le cuesta desenvolverse en él y además derrocha esfuerzo.Y ahí el buenrollismo da para poco. No se trata de teorizar y convertirse (cualquiera) en community manager. Se trata, creo, de intercambiar experiencias e intentar modificar una situación que nos “exprime”. De todos modos me acojo al último comentario que he leido en el sentido de ser siempre “positivo”. Por cierto mi ámbito es la atención especializada (ORL) en un hospital comarcal y en él la situación no es mucho mejor. Si a eso añadimos el handicap de estar en la “supercataluña” ya no te cuento. En cualquier caso y, al menos para mi, siempre me quedará el privilegio de hacer aquello con lo que soñé en mi infancia.
    Un abrazo a tod@s.

    Me gusta

  17. JF Jimenez

    Felicidades por este blog, tan bueno,… ,pues como decis algunos, yo tambien opino que el cabreo , en muchos casos es signo de salud moral, etica, o como se quiiera llamar.. , conservar esa rebeldia ante lo injusto es tambien signo de juventud aunque “peinemos canas” , y tambien opino que siempre es mejor que se traduzca en hechos , en la medida de lo posible..
    Aunque tambien es entendible que haya compañeros que piensen que no puede caer siempre sobre los mismos todo el peso de la injusticia del tinglao sanitario de los politicos, que tambien hay que repartirla un poco , o que el precio del ” barra libre” no lo puede pagar siempre solo el camarero, sino tambien un poco entre todos incluidos los votantes, manipulados o no, por los politicos.

    Me gusta

  18. Juana

    Decirme donde trabajáis y me voy allí a no desentonar, en mi hospital la mayoría del personal sanitario está de mala leche el día entero, o se queja, o se victimiza, o gruñe …. vamos que eso de “buenrrollismo” es inexistente …. alguno hay, pero es una excepción.
    Los que hemos decidido pasarlo bien (pase lo que pase) somos mis compañeros de despacho y yo, pero debe ser por eso de que somos rebeldes por naturaleza y nos gusta ir desentonando por la vida.

    Me gusta

  19. Ainara Alegría

    Y qué podemos hacer además de cabrearnos? Denunciarlo como los comentarios a este post. Quejarnos entre las personas de confianza del grupo? Eso es todo? Los jefes incompetentes seguiran, también los ojitos derechos de los jefes que nunca dan un palo al agua, seguiremos existiendo los comemarrones y seguiran los jefes máximos colándonos proyectos que fortalecen sus propias intereses a veces hasta personales y no profesionales. Qué podemos hacer además de cabrearnos y criticar? seguir jamándonos los marrones? currando en días libres? no doy abasto en mi curro y estoy cansada. Que mi actitud sea intentar no filtrar los malos rollos y pensar en las razones para seguir yendo al curro (el dinero), es un esfuerzo ya casi diario. Es una lástima con todo el potencial que tenemos que seamos dirigidos por jefes y jefas (que no cambia nada el sexo) que no piensan nunca en el equipo sino en manejarnos para sus fines. Patada al buen rollismo, es mentira. Tienen suerte de contar con personal con alegría en la plantilla aunque cada vez el ambiente es más gris y va a reventar en cuanto alguien destape la caja de los truenos. Y la cuestión es que suelen hablar a espaldas es un frente abierto, todos contra todos. Es una mierda, si, es complicado convertir una mierda en un buen impulso, a mí se me hunden los pies de verdad, son arenas movedizas. Hay que hacer acrobacias y espiarles para que no nos lleve la corriente de proyectos chapuza y del peloteo medrador. Cabreo, si. Mucho. Ayy, ya me he desahogado. Un día más. Gracias Rafa por el post creí que erala única “burn out” (hablan del término como si fuera nuevo) de hecho en Bilbao ha habido recientemente un congreso sobre el sindrome del quemado. Solo vi de pasada una noticia en el telediario local. No encuentro la noticia en la red, pero vamos, me imagino la de comunicaciones con propuestas de mejora de la estructura organizacional etc. Mentiras porque no se llevan a cabo. Saludos a los seguidores del blog y feliz lunes!

    Me gusta

  20. Juan Suarez

    Hoy he visto un reportaje estremecedor de como en el Congo (region de Kivu) los mineros hacen turnos de 3 dias consecutivos en minas ilegales (con muertes diarias por derrumbes) y luego transporta el mineral (aproximadamente 50 Kg por persona) durante 50 Km a pie hasta donde llega las vias de comunicación, en este trayecto pagan diferentes peajes al ejercito, a miembros de la administración y a bandas armadas de diferentes etnias. Ademas no se pueden ni cabrear. Mejor dejar de mirarnos el ombligo y ver como esta el mundo.

    Me gusta

  21. Sandra

    He vivido en varios países del sur de américa, he vivido como ellos, con sus carencias a todos los niveles… pero ahora vivo en España y tengo que vivir según se vive aquí, no puedo ducharme en la calle con agua fría, ni parar a los “pick-up” haciendo dedo, y estoy segura de que no me picaran los zancudos. Abro la nevera y tengo comida, variada. No sé no me vale compararme con personas que viven con otras carencias. Aquí estamos mentalmente prostituidas y también es muy importante. El discurso de los “niños mineros” no me sirve, no es el contexto. Siempre habrá personas que estén peor. No hace falta irme al otro lado del charco para verlo. En mi mismo barrio existe un amplio cuarto sector. El buen rollo es en esencia una virtud personal, no es algo que se pueda extender a toda una organización.

    Me gusta

    • FernandoG

      Efectivamente Sandra.. no podemos ir pensando todos que como otros se mueren de hambre, nosotros, que afortunadamente no nos morimos estamos estupéndamente bién.
      Pero tampoco podemos ir por ejemplo diciendo que que bién están los médicos en Gran Bretraña porque ganan mucho más que aquí, séguramente también trabajan más y mejor que aquií, pero temo que los usuarios están peor que aquí.
      Y yo, en concreto, cuando me dá la rabia, cuando me rebelo, con mi situación, no lo hago comparándome con otros paises.. sino comparándome con mis conciudadanos. Mi vecino que ha perdido el trabajo, el que está a punto de perderlo, el funcionario de otro organismo de la administración que también siendo del grupo A, gana bastante menos que yo (ya sé que tiene ménos responsabilidad…)
      En definitiva, estamos rabiosos, porque en lo nuestro, yo veo, al igual que Rafa en su entrada que a veces el que menos trabaja, es el que más gana, que es lo de menos, es más valorado, y encima se rie de nosotros..
      Eso es lo que me enciende, me quema…
      Un saludo

      Me gusta

  22. JF Jimenez

    Juan Suarez : el error o la tactica de culpabilizar a las victimas , comparandolas con otras victimas en diferente grado, es mas viejo que la rueda: a las mujeres victimas de malos tratos se las manipula diciendolas que no se quejen porque que hay lugares del mundo donde se las mutila , no pueden salir, etc.., a las victimas de explotacion sexual se les dice que no se quejen porque hay lugares donde se las mata o se mueren de hambre, a los niños victimas de violaciones que no se preocupen porque hay lugares en los que se les secuestra, mata y se hace trafico de organos .

    Juan Suarez no si seras medico, con o sin sindrome de Estocolomo, o de esos polizones que tienen por encargo entrar en estos blogs para cerrar los post e intentar “apagar la mecha”.
    Pero al margen de las circunstancias creo que la lucha por la Dignidad humana es una tarea universal y siempre inacabada
    Los medicos fundamentalmente por lo que estamos “cabreados” y por lo que luchamos , es por dignificar el acto medico puesto que creemos que su degradacion nos afecta a todos, incluidos los que lo degradan.. ; .. luchamos para que nos dejen trabajar para lo que estudiamos y nos preparamos :de medicos y no de administrativos , celadores o informaticos .

    Algo asi como que si un dia tu o algun familar tuyo o nuestro, acude a una consulta por un problema de salud pueda se diagnosticado y tratado como un ser humano, con dignidad, ..y eso requiere fundamentalmente tiempo y valoracion del acto medico…. y si ademas nos remuneran como el resto de los paises civilizados de nuestro entorno, mejor aun, pero no es lo primordial..

    Me gusta

  23. criterium

    Habiendo leido lo que escribes, ninguna duda que tu cabreo es productivo. Y sí, por supuesto que hay que cabrearse. Y sí, algo de filosofía autoayuda hay en determinado contexto de la red, que resulta muy perjudicial para la salud, porque luego la gente cuando se siente cabreada piensa que eso es negativo y encima se culpabiliza. Calificar de “auto” los consejos que da cualquiera desde un libro/conferencia/taller…ya es falso. Esto es lo primero que suelo decir en las charlas/conferencias/discursos/talleres. Obvio pero sorprende mucho.
    Una petición egoista: que tus cabreos produzcan escritos como éste. Al menos el blog no peligra…. Acabo con un buen deseo: buenas noches.

    Me gusta

  24. Simón Castiella

    Después de un tiempo he releído este post y me ha vuelto a parecer tan bueno como la primera vez que lo leí. Corrosivo, preciso, estimulador. Los ineptos, displicentes y vagos nunca se cabrean a pesar de la cada vez más nefasta manera de hacer las cosas en nuestros lugares de trabajo. A ellos les viene bien; en ese ambiente se camufla su incompetencia, su falta de interés, su vagancia, su falta de vocación y su falta de compromiso para lograr un trabajo de calidad del que nos beneficiaríamos todos los demás, profesionales y pacientes. Quien se cabrea busca cómplices emocionales que le ayuden a soportar mejor tanto desastre cotidiano y además está haciendo una llamada al entorno para provocar su reacción. Quien se cabrea en esta situación está haciendo precisamente lo que debe, está cumpliendo con su obligación de denunciar el trabajo mal hecho. Nadie se cabrea cuando las cosas se hacen bien. No cabrearse nunca es pasotismo. Y los gestores que intentan silenciar o adjudicarle connotaciones negativas al que se cabrea, en realidad están cubriéndose a sí mismos. Saben que el cabreo es algo lícito y totalmente necesario en cualquier empresa. Pero prefieren el silencio cómplice del trabajador pasota, que suele ser el primero en apuntarse en la crítica al comprometido cabreado porque éste pone en evidencia su cómodo estatus.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s