Siguen sin enterarse

Por Julio Bonis reproducido con autorización de su perfil de Linkedin

A raiz de la polémica sobre el estado de la atención primaria en España- aunque haya grupos que lo estén focalizando en Madrid- leo con pesar,y la verdad sin mucho asombro, la entrevista del actual presidente del Colegio de Médicos de Madrid, el Dr. Manuel Martínez-Sellés D’Oliveira Soares, médico especialista en cardiología

Y destaco esta frase que él dice como de pasada y con mucha inocencia porque es la que mejor condensa el meollo del problema por el que el «modelo» ha fracasado en España:

«No es sostenible que los pacientes ante patologías menores estén yendo a los hospitales.» Dr Selles

Y es que mientras se siga cayendo en el error de creer y actuar como si la función de la atención primaria fuese atender problemas menores para que los pacientes no molesten en el hospital que es donde se resuelven los problemas de verdad el modelo seguirá en crisis.

Las «patologías menores» no deben ir a la consulta del médico del hospital… ni a la del médico del centro de salud.

Lo que hay que meter en la cabeza de los especialistas de hospital (y luego si eso, en la de los responsables políticos) es que el médico de atención primaria no es aquel «no-especialista» que trata los problemas menores para que el médico de verdad (el del hospital) pueda atender los problemas importantes, sino que es el especialista en los problemas frecuentes de su grupo de pacientes y en el uso de la tecnología y el conocimiento más avanzado disponible fuera de un hospital.

La atención primaria puede y debe resolver problemas de alta complejidad siempre que tengan la suficiente frecuencia como para poder mantener la pericia en su manejo con el mismo nivel que el especialista del hospital pero con una ventaja de la que carece el médico del hospital: que puede hacerlo en el entorno donde vive el paciente (fuera del hospital) entre otras cosas gracias a la tecnología disponible.

Es la frecuencia y la disponibilidad de tecnología ambulatoria y no la gravedad o complejidad clínica lo que debe diferenciar lo que se atiende en un hospital y lo que se atiende fuera de un hospital.

Nada más complejo que el abordaje de un paciente alcohólico diabético con insuficienca cardiaca al que es «fácil» estabilizar mientras está ingresado en un hospital y se le puede pautar la medicación al dedillo o ponerle un stent con el apoyo de toda la tecnologia y recursos disponibles en un hospital.

Lo realmente difícil y complejo, y al alcance solo de los mejores equipos clínicos es una vez ese paciente vuelve a su casa conseguir que no vuelva a acabar ingresado (o ingrese una vez cada 2 años en vez de 4 veces al año) sin necesidad de movilizar a enfermeras en turnos de 24/7, un anestesista de guardia, un radiólogo, 3 residentes de medicina interna y un ejército de cocineros preparandole una dieta baja en sal.

La atención primaria que necesita el país no es la compuesta por médicos mediocres, patologías «menores» y baja dotación tecnológica, sino todo lo contrario.

  1. shangoo71

    Creo que has dado en el clavo respecto al concepto que se tiene de la PRIMARIA tanto desde el punto de vista político como desde el punto de vista de «algunos» especialistas hospitalarios (espero que cada vez menos, pero algunos de estos están en puestos de poder y su voz es escuchada).
    La complejidad del día a día queda oculta incluso entre compañeros de Primaria que son los primeros en no querer abordar esas complejidades y conformarse con «sacar la faena». Están tan quemados que muchas cosas ya no les importan. En eso han convertido a muchos médicos de familia que han asumido en sus carnes que sólo valen para eso y ya no desean crecer o evolucionar; eso es lo que más me duele. Es como si hubieran sufrido un lavado de cerebro, como el síndrome de la maltratada en el sentido que quedas anulado y acabas creyendo que no sirves para nada y que no puedes hacer nada por cambiar las cosas.
    Supongo que es tentador acercarse a esa orilla de falsa paz en la que ya no necesitas luchar y te abandonas a tu suerte, esperando sin más que llegue tu jubilación y que otros lo arreglen…Me alegro que no seas de esos.

    Me gusta

  2. Pingback: Atención Primaria: no te arregla quien no te conoce – Otras miradas
  3. raqauel Agramonte

    Una respuesta bastante acertada ante la esta desconsideración y falta de respeto a nuestra especialidad. No había visto un comentario más acertado que este . Gracias

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.