Primum non nocere 2019

Primum non nocere 2019

Desde octubre de 2003. Decano de los blogs sanitarios en español. Blog de medicina, atención primaria y mucho más….. o mucho menos.

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Sanidad pública, información privada

5 mayo 2010 2 Comentarios

Una vez más unos colegas se sienten en la obligación de poner en cuestión la validez la información sobre salud que Internet ofrece y se preguntan  si esta es fiable,  vamos que si podemos creer en ella. ¿Cuál es la conclusión? Pues también, una vez más, que no toda la información que se encuentra en Web es acertada.

Cuando los médicos hemos llegado a la evidente conclusión de que digamos lo que digamos, los pacientes recurren a Internet para obtener información médica sobre los procesos que padecen, la siguiente apuesta es determinar la exactitud de la información que está en la red. Para comprobarlo, pediatras del Reino Unido en un artículo titulado Googling children’s health: reliability of medical advice on the internet utilizan búsqueda en Google – estos si siguen al menos el patrón de búsqueda de la mayoría de los pacientes- con cinco términos que define temas frecuentes en pediatría (vacuna del sarampión-paperas-rubéola y autismo, la infección por el VIH y lactancia, mastitis y lactancia y posición de los bebes para dormir y Vómitos biliosos de los lactantes.) -ver tabla1:

La calidad de la información que se encontró se clasifico en tres categorías – ver tabla-: coherente con las recomendaciones estándar («correcta»), distinta o en contra de las recomendaciones estándar («incorrecta»), o no responde a la pregunta, ya sea por no dar consejos o por ser estos ajenos a la cuestión planteada.

Se evaluaron en cada búsqueda las cien primeras direcciones que devolvía el buscador como resultado. Los resultados se pueden ver en la figura:

Como también se ve en la figura una de las peculiaridades de este estudio con respecto a previos es que clasificaban los sitios web según su propietario en: sitios web gubernamentales, sitios web individuales, de compañías, educativos, esponsorizados, de noticias o pertenecientes a grupos de interés. El 26 % de los sitios se podría definir como “gubernamentales” y en todos ellos al información era correcta, pues bien los autores, coligen, con razón, que estas páginas deben ser la elegidas por los padres.

Pues bien he realizado un pequeño experimento, he reproducido las búsquedas.- excluyendo la del autismo- traduciendo los términos al español  y utilizado la página española de google (google.es) enfocando los resultados en páginas de España y revisando, como en el artículo de referencia, los cien primeros enlaces.

Los resultados de este estudio de andar por casa, muestran que los sitios web gubernamentales españoles que dan información sobre los temas pediátricos elegidos son:

uno o ninguno. Con excepción del HIV y lactancia en que aparecen al menos cinco  y por primera vez aparece el ministerio de sanidad.

He mantenido en muchas ocasiones que efectivamente la información sobre salud en Internet es de de calidad variable y con frecuencia inexacta. No muy diferente, por otro lado de la de otros medios de comunicación, información o formación. La solución no es quejarse, prohibir, ni establecer certificaciones o sellos de calidad de dudosa eficacia. La solución, a mi entender, es ofrecer información de buena calidad, actual y precisa que compita con la  información inexacta. Como en muchas otras cosas, esta calidad la podría ofrecer la administración pública, pero en nuestro país parece que ha hecho dejación de sus funciones a manos de la oferta privada.

En pocos casos donde se produce información para pacientes, el seguimiento de una política de sitios cerrados u oscurantista hace que sus páginas no aparezca en los motores de búsqueda, o si lo hace sea en posiciones muy retrasadas, lo que al final es como si no existiera, ya que el comportamiento de los pacientes se decanta claramente por el uso directo de estos populares buscadores de la red.

A %d blogueros les gusta esto: