Cosas del pH

En prácticamente todas las revisiones sobre vaginitis se hace hincapié en síntomas y signos, al parecer, característicos de cada agente infeccioso, y todo ello a pesar de la escasa capacidad para establecer un diagnóstico diferencial de muchos de ellos.
Todavía más curioso es la persistencia en recomendar, con escaso éxito al menos por estos lares, la determinación del ph vaginal o la visualización al microscopio de una toma de exudado en fresco para evitar cultivos innecesarios y agilizar la instauración de tratamiento adecuado. Nadie lo hace, pero se repite y se repite de forma cansina en todas las revisiones ¿ Será que los médicos prácticos en una alarde de intuición saben de su escaso rendimiento diagnóstico?. ¿Es verdad que un pH normal descarta entidades como la vaginosis bacterina o la tricomoniasis?.vaginitis-nejmed.gif

Un artículo útil para aclarar el tema se publico JAMA hace unos años en la serie el examen clínico racional Evaluation of Vaginal Complaints. JAMA 2004 291: 1368-1379 y de el están sacado los datos de las tablas que siguen vag2.jpgSe comprende que el microscopio no se utilizado (cuando se ha visto un microscopio en la consulta) pero lo del ph parece fácil, rápido y barato.

vag11.jpg

Mientras tanto vía Medgadgets nos enteramos que una compañía que fabrica un conocido lubricante vaginal ha lanzado un kit de cribado basado en la medida del ph, para que las mismas paciente se orienten. Como ellos mismos dicen no es para que se diagnostique, sino para que lo discuta con su medico al que debe acudir ante determinado hallazgos en los que su crema lubricante probablemente no sea efectiva por tratarse de una infección vaginal.

vagisisl.jpg

Con esto se evitaría la frecuente práctica del autotratamiento de síntomas vaginales con preparados de este tipo o antifungicos recomendados o no por la “Dra Aficionada” de turno, y que no son efectivos la menos en al mitad de las ocasiones (Over-the-counter antifungal drug misuse associated with patient-diagnosed vulvovaginal candidiasis Obstetrics & Gynecology 2002; 100 (2): 380-381)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .