Evidence-Based Medicine: How to Practice and Teach it 4ª edición

Seis años mas tarde de la anterior edición se publica este año 2011, la cuarta de un clásico Evidence-Based Medicine: How to Practice and Teach it,  que como en la anterior edición ya no cuenta con David Sackett como autor, aunque el resto mantiene el tono de libro imprescindible para cualquier residente, adjunto  o profesor interesado en la práctica y enseñanza de la medicina. Nótese que no adjetivamos con el consabido “basada en la evidencia” y lo hacemos por dos motivos: el primero es  porque si solo se limitara a los interesados en la medicina basada en la evidencia (MBE) estaríamos haciendo un flaco favor al objetivo principal de libro, y estaríamos relegando a un sector especializado, lo que debería pertenecer al corpus general de la ciencia médica. Es difícil de entender, y no lo creeríamos si no fuera porque tenemos ejemplos diarios, que la MBE no forme parte del currículo universitario y  de la enseñanza postgraduada  y no como una parcela más, sino como parte del núcleo central de aprendizaje y enseñanza de la medicina.  El segundo motivo de no adjetivarla es hace hincapié en que, al contrario de lo que opinan muchos profesionales, no existen dos medicinas, una basada en la evidencia y otra no. Solo existe una forma seria, sistemática y eficaz de practicar y enseñar la medicina que conlleva en la mayoría de los casos la utilización, aunque no de forma exclusiva, de los postulados de la denominada MBE.

En cualquier caso este pequeño libro ( 293 páginas de 12 x 19 x cms) como sus predecesores nos proporciona una explicación clara de las cuestiones centrales de las propuestas de la MBE: cómo hacer preguntas clínicas, cómo  realizar búsquedas eficaces de la mejor evidencia disponible, la forma de evaluar críticamente la evidencia para determinar  su validez e importancia, y cómo integrar el resultado con los valores y preferencias de los pacientes para aplicarlo en la práctica diaria. Termina con una sección dedicada la enseñanza de la MBE con desarrollo importante aunque adelgazada en tamaño con respecto a ediciones previas

Básicamente mantiene la estructura de la última edición en general  los cambios se limitan a nuevos ejemplos, actualizaciones de la bibliografía para apoyar algunos asertos y algún cambio de orden en los capítulos siendo el dedicado al tratamiento el primero de la sección de valoración crítica de la evidencia. Si cambian de manera algo más profunda el capítulo dedicados a cómo encontrar la evidencia con descripción de nuevas fuentes y del nuevo modelo piramidal de 6s y como se ha comentado antes la sección de enseñanza de la MBE . Desaparece la peculiar forma de numerar los capítulos y se atenúa la simbología y de forma afortunada también se esfuma la figura del capítulo 1 que intentaba explicar la transferencia del conocimiento desde la investigación a la práctica. Una figura falsa y pretenciosa pero que por su estética había sido replicada hasta la saciedad en miles de power points.

La edición inglesa se acompaña de unas tarjetas recordatorio  con los sperctos fundamentales de la evaluación crítica y un completo CD-ROM con el texto del libro, bibliografía y webografia, herramientas informatizadas para la práctica del a MBE para su utilización con PCs y  PDA. Es de suponer que este libro, como en anteriores ediciones se traduzca al español, si bien esperemos que no pase como en las anteriores donde, a excepción de la primera edición, las traducciones y revisiones fueron manifiestamente mejorables. Lo que con toda probabilidad  no se adjunte a la edición española es el CD-ROM dado el miedo de las editoriales a nuestra fama de amigos del Capitan Morgan, y es una pena porque es una herramienta muy útil. Tampoco se traduce la página web de apoyo que al parcer acompaña a la edición inglesa, y decimos al parecer por que en el momento de redactar este post, las referencias de la página  eran al libro en su tercera edición.

Aprovechamos la referencia la versión en español para comentar la creciente moda vintage de traducir Evidence based medicine por Medicina basada en pruebas. Efectivamente, ya lo decía Sanchez Albornoz  hace más de cuarenta años, que traducir evidence por evidencia era un error. Subrayamos era por que seguir con esta idea en el momento actual si que es un error, es ignorar que la RAE ha aceptado una nueva acepción de la evidencia española cercana al sentido de la evidence inglesa, donde la evidencia baja en su nivel de certidumbre para equiparse al sentido de prueba  o indicio. Es ignorar que la evidence inglesa también tiene el significado de la evidencia española (aunque mucho menos utilizado)  y es ignorar la astucia de su proponentes canadienses cuando pergeñaron el nombre, basta leer el prefacio de Guyatt  en User´s guide to the medical literature, para intuirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s